Miguel Gisbert NSCA Personal Trainer – International Mountain Leader

Los riesgos del ejercicio físico durante el confinamiento

Llevamos ya dos semanas y media confinados y han sido muchas las iniciativas y propuestas para mantener la forma física. Algunas buenas, otras no tan buenas y otras que directamente comportan un serio riesgo.

Primero de todo, debo indicar que cuando hablamos de deporte hablamos de salud y de la misma forma que no confiamos nuestra salud a cualquiera no deberíamos hacerlo tampoco en este caso. Contar con profesionales cualificados/as, y si son graduados/as en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte mucho mejor, es una buena medida de precaución y de protección para nuestro cuerpo y nuestra salud, además de para evitar el intrusismo laboral y la competencia desleal.

Dicho esto, podemos pasar a analizar algunos de los “logros” que ha publicado cierta gente en las redes como por ejemplo correr una maratón en un balcón de 7 metros. Supongo que mucha gente al leerlo le vendría instintivamente a la cabeza aquello de “eso no puede ser muy bueno”. No hay más que ver que nunca son deportistas profesionales los que publican estas cosas. Sí, vale, porque ellos tienen dinero y tienen una cinta de correr en casa (o el poco dinero que tienen lo dedican a eso, que no todos son futbolistas), pero también porque comporta ciertos riesgos que ellos/as no quieren asumir y nosotros tampoco deberíamos.

Para hacer una maratón, 42,2 Km. aproximadamente, en un balcón de 7 m. nuestro hazañoso deportista tendrá que completar más de 6.000 veces el espacio con sus correspondientes más de 6.000 cambios de dirección. Cada cambio de dirección supone una frenada en seco y un giro de 180º lo cual comporta una gran carga a las articulaciones, ligamentos y tendones. Esta carga es perfectamente soportable durante un entrenamiento normal en alguna sesión de alta intensidad para un deportista preparado pero nadie está casi 7 horas que tardó en completar la gesta haciendo toda esa cantidad de cambios de dirección. Es más, no se parece en nada a una maratón normal, ni siquiera a una carrera por montaña en la que hay más giros y frenadas bruscas porque no hay tantos, ni tan frecuentes, ni tan similares entre sí, ni tan intensos. Tampoco podemos, en este reducido espacio, alcanzar una velocidad y una técnica de carrera adecuadas como para que nos comporte un beneficio en la carrera normal sino que más bien podría estar perjudicando nuestra forma natural de correr.

Lo único que conseguimos, por tanto, haciendo carreras en balcones o pasillos es perjudicar nuestra forma de correr y jugarnos una lesión y con muchas papeletas además si alargamos tanto el ejercicio. Creo que no hace falta decir lo peligroso e irresponsable que resultaría en estos días tener una lesión por la cual necesitemos ir al médico. Es por eso que sería más recomendable tomarnos estas semanas como un reposo activo en el cual realicemos ejercicios complementarios y compensatorios de nuestra actividad habitual con bandas elásticas por ejemplo si las tenemos o con ejercicios sencillos en suelo. Si tenemos experiencia o contamos con el asesoramiento adecuado podemos introducir series más intensas con TRX o steps utilizando una mesa pequeña. Y si queremos hacer algo de cardio siempre es una buena opción cogerle la técnica a saltar a la comba de manera suave y controlada.

¿Qué ejercicios estás haciendo tú? ¿Tienes dudas al respecto? ¡Pregunta! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *